jueves, 27 de enero de 2011

¡NOTICIAS FRESCAS Y VERDURAS CONGELADAS!

Queridos amigos,

¡Cómo está el patio, heladito y cubierto de nieve!, nosotros que ya habíamos puesto los rosales, y los azafranes, y ya no sabemos dónde están que no los vemos bajo el blanco manto.

Llevamos una semana muy larga mirando el termómetro, y no hemos visto aun que las temperaturas suban de cero. Esto que para el crecimiento de las verduras es fatal, es buenísimo para la matanza, que ha tocado esta semana.

Para los que no hayáis participado en ninguna, os cuento que el dicho popular que cuenta “del cerdo hasta las andares”, es de lo más cierto.


La carne se pica y sazona para salchichón, güeño, butifarra o chorizo (receta del chorizo: para un kilo de magro, 20 gr de sal, 20 gr de pimentón dulce que puede estar mezclado con el picante, al gusto, y un diente y medio de ajo. Se añade un chorrito de coñac para todos los kilos de magro). Se amasa todo bien para mezclarlo y se deja reposar cubierto una noche. Al día siguiente se entripa (¡lavar las tripas ese sí que es un trabajo), y entonces todas las manos son pocas para atar.


Las pancetas, lomos, costillas y huesos se salan o adoban, según, y se cuelgan al oreo. La grasa de de la riñonada, y de la zona ventral se funde al fuego acompañadas de manzanas de la tierra para transformarlo en manteca y los restos refritos en su propia grasa, que son las chichorras o chicharrones, se reservan para comer con azucar y las manzanas así cocinadas, o para hacer tortas de chichorras (¡una delicia!).

Los huesos que no se reservan en sal se cuecen con verduritas ricas (¡qué os voy a contar!) para hacer un sabroso caldo que se embota y conserva tras cocer al baño maría. La piel se convierte en cortezas bien crujientes y golosas.

Y después de fregarlo todo y guardarlo hasta el año que viene: este es el resultado. A veces me da por pensar que si las personas del “primer mundo” (en fase de descenso gracias a nuestras crisis) tuviéramos que comer lo que somos capaces de producir, nos alimentaríamos de cifras y boletines impresos y san se acabó. Así que demos gracias de que aun se conserven estos quehaceres y estas recetas en los tarritos de esencias de los pueblos como Fuentes de Magaña. 
 
Mil gracias a Natalia (¡artista!) y “Chato”, y a Jose “el Chena” y a su hermano Juan, y a Mari, que en esta ocasión han sido los maestros de esta ceremonia. Otro placer fue comer todos juntos, también con los amigos que se sumaron a la fiesta ¡y al trabajo! (gracias Sento, y Javi, Alberto y Susana, Juan y Mirella, y María José, María Jesús “la veterinaria” y Araceli, ¡ay qué buenos ratos!).

Dicho esto, el frío nos está viniendo divinamente para el oreo de la matanza, pero fatal a las verduras, sobre todo a las de hojas y tallos largos, que resisten, y no se mueren y mantienen los cogollitos tiernos y vivos, pero esperando para volver a crecer cuando llegue un buen tiempo que la semana próxima (según el AEMET) tampoco habrá venido. Las coles están encantadas de la vida (las coliflores, no acogollan hasta que no han pasado frío), y aun sigue habiendo huerta, así que mantenemos las puertas abiertas.

Tan abiertas, que han llegado las naranjas de Valencia. Esta semana todavía no, porque estamos terminando de peinarlas, pero ya os avisamos que a partir de la semana que viene se podrán hacer pedidos de estos ricos y saludables cítricos, que viajarán directamente desde el naranjal hasta vuestra puerta. ¡Os mantendremos informados!.

Pero la novedad de las novedades, la buena noticia es que ¡POR FIN SE PUEDEN DESCARGAR LAS HOJAS DE PEDIDO DE LA WEB! (gracias, Iván, por escuchar nuestras oraciones). Esto tiene poca importancia para aquellos que recibís las hojas vía mail, pero para aquellos que se acercan de nuevas a nuestras huertas, seguro que es mucho más cómodo.

Y como con estos fríos, podemos trabajar poco en el huerto, pues hemos tenido tiempo, así que otra novedad más: hemos abierto un espacio de BIBLIOTECA en la página, donde iremos colgando las sugerencias editoriales que nos llegan de vuestra mano, y otras que vamos encontrando, y que tras haberlas disfrutado queremos compartir con vosotros. Inauguramos esta sección con el libro de Abel Hernández "HISTORIA DE LA ALCARAMA", introducido por Juan Manuel Martínez (esta sección ha surgido gracias a ti), vecino de Fuentes a tiempo completo cuando nació en este pueblo, y actualmente (el derivar de la vida...) a tiempo parcial. Os recomendamos la lectura de éste análisis, brillante, de la obra del ilustre vecino de Sarnago y de su tiempo.

Y más novedades, ya está disponible la opción de hacer un único pago mensual, sobre todo para aquellos que sois consumidores habituales, que ya está bien de enriquecer a los bancos con nuestras comisiones ¿verdad?. Y ya puestos, también está disponible la opción de elegir que os pasemos un recibo bancario, de este modo vosotros os olvidáis de realizar la gestión del pago (y aquí si que no pagamos ninguna comisión ninguno). Sólo tenéis que indicárnoslo en vuestro próximo pedido.

Y ya puestos, llegamos a la siguiente novedad: estamos preparando la opción de suscribirse a un pedido que puede ser semanal o quincenal, de hortalizas (las disponibles en temporada, pero siguiendo vuestras preferencias) o de cítricos (¿por qué no de ambas cosas?) y que podrán pagarse por transferencia que hagáis vosotros mismos, o por recibo que os pasemos nosotros. Pero esto también os lo contaremos la próxima semana.

Porque de momento, lo que toca es deciros que esta semana se caen de nuestra lista las espinacas, las lechugas (pobrecitas, qué raquíticas se han quedado) y el mastuerzo, a la espera de que las temperaturas se vuelvan positivas, pero llega ¡la coliflor, chiquitilla pero matona!. Así que os contamos que nuestras rehuertas (que parecen patrocinadas por Congelados Fridela (¡hola Ángel!) tienen a bien ofrecernos:

- Alubia Blanca de Riñón: 5,70 €/Kg
- Apio (1,50 €/Manojito)
- Borraja (3,00 €/Kg)
- Brócoli (1,50 €/Manojito)
- Calabaza (3,00 €/Kg)
- Cebollas tiernas (1,5 €/manojito)
- Coliflor (3,00 €/Kg)
- Escarola (1,65 €/unidad)
- Garbanzo de pedrosillo: 2,80 €/kg
- Harina integral de trigos (candeal, trigo duro y centeno) (1,60 €/Kg)
- Harina integral de espelta pelada (3 €/Kg)
- Lenteja Pardina (3,45 €/Kg)
- Nabos de Milán (1,5 €/manojito)
- Patatas (1,50 €/Kg)
- Puerros (2,50 €/manojito)
- Repollo (1,50 €/unidad)
- Productos del Colmenar de Caradueña:
            - Miel Mil Flores de Estepa (tarro de 1Kg): 6,00 € + IVA 8%
            - Propóleo puro de rejilla (100 gr): 12,00 € + IVA del 18%
            - Lámina de cera de abeja (para elaborar cremas artesanas o velas, no contiene parafina): 1,60 € + IVA del 18%
            - Media vela cilíndrica: 1 € + IVA del 18%
            - Media vela cónica: 1 € + IVA del 18%
            - Vela cilíndrica: 2 € + IVA del 18%
            - Vela cónica: 2 € + IVA del 18%

Un abrazo muy fuerte y hasta la próxima semana, que os esperamos comiendo picadillo y sopitas ricas.

5 comentarios:

Pilar dijo...

Me he acostumbrado a echarle un ojito a vuestro pueblo cuando veo la previsión del tiempo y me alegra saber que sobrevivis a este frio pelón, que amenaza lluvia desde mañana mismo.

Un saludo heladico!!!

ODRY dijo...

Hoy en el Telediario he visto que había nevado, pero me quedo más tranquila al saber que provisiones no os van a faltar, ja ja ja


Un besazo guapisima.

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Querida Pilar, gracias por preocuparte con nosotros, ahora vivimos pendientes de la web del AEMET. Todas las mañanas damos a refrescar la página con los dedos cruzados, enviando vibraciones positivas, esperando que deje de haber hielos para volver a cosechar espinacas y acelgas y para plantar por fin los ajos... y para este finde ¡ya aparece bueno! ¡yujuuu!

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Querida Odry, tú que nos conoces bien, ya sabes que avituallamiento tenemos siempre, y no tanto para capear las nieves, como para que los amigos no tengáis excusa para no venir a vernos. Un beso muy fuerte tesoro ;)

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Queridos amigos vegetarianos, sabemos que a muchos la tradición de la matanza os resulta desagradable, y ya llevamos dos post tratando este tema.

Por eso queremos explicaros que nosotros no nos recreamos en el rito de la sangre ni en su crueldad, nada más lejos, pero si queremos poner en valor la sabiduría en la manera de producir y elaborar de nuestros pueblos, como alternativa a la comida elaborada con no sabemos qué, que aparecen por arte de magia en las grandes superficies: nuestros niños ya no saben de donde salen los pollos, ni el embutido, ni la leche, ni las lechugas. Los animales se crían como zapatillas Nike, en serie y en cadena con la única urgencia de la rentabilidad. Las hortalizas llegan impecables, hiperdesarrolladas con cultivos hidropónicos, sin ver tierra, toda la química necesaria inyectada con el agua, fruto de semillas desarrolladas en grandes y asépticos laboratorios, patentadas a precio de medicamento. Tomates durante todo el año, y Kiwis, aunque vengan de Nueva Zelanda gastando toneladas de combustible mineral, o de Marruecos, producidos con jornales tiránicos.

En este pueblo, y en tantos, se mata un único cerdo, dos como mucho por familia, para comer durante todo un año (eso sí es lógico). Y todavía se sabe como transformarlo en comida sin necesidad de glutamatos, ni conservantes E-algo. En cada casa hay unas gallinas que proporcionan huevos para la familia. Gallinas que pican por la calle, y comen los restos de los huertos. Pollos que viven eligiendo si están dentro del corral, subidos en su palo (no en una jaula) o al aire libre comiendo las sobras de casa y lo que encuentran entre el verde, las ovejas, cabras, todavía ramoneando los barbechos y el monte bajo (¡si no muchos de los árboles no podrían reproducirse!), todavía se puede desayunar con leche de estos animales, recién ordeñada que tenemos que cocer un par de veces para esterilizarla (¿alguien se acuerda ya de como se hace esto?). En los pueblos los animales son un valor que se cuidan, se alimentan y nos alimentan. Otro concepto.

De verdad, que este es un homenaje a la gente que es depositaria de este saber, como alternativa a la producción alimentaria convencional y abrumadoramente mayoritaria.

Un abrazo amigos, y nuestras disculpas a las sensibilidades heridas.