sábado, 8 de enero de 2011

LOS TRES MAJOS DE ORIENTE VOLVIERON A FUENTES...

Queridos amigos,

Ya han terminado las navidades y nosotros hemos vuelto al trabajo, aun recomponiendo de los excesos de estos días, en los que hemos celebrado todo lo celebrable y algo más que no recordamos con claridad (un besito Joy, y otro besito papis) pero que también hemos festejado seguro.

Como hemos estado muchos días fuera de Fuentes de Magaña, el pueblo de nuestros amores, sólo os podemos contar de nuestras aventuras aquí desde el día cinco, el mítico de la Cabalgata que fue cuando regresamos, con muchísimo estrés porque ese día también fue el que nuestro BMW John Deere de mil años casi clásico eligió para pasar a mejor vida y darse un merecido descanso tras tanto tiempo de servicio, y nos dejó colgados, en Valladolid ciudad donde estábamos de paso. 
  
Así, que los pobres Gaspar y Baltasar que habían decidido aprovechar nuestro transporte para venir con nosotros a Fuentes (por aquello de hacer un consumo responsable de combustible y atiborrar los vehículos para no consumir más de los necesario, que sabemos de buena fuente que tienen una honda preocupación por la deriva medioambiental a la deriva) pasaron tantas o más penurias para llegar hasta Fuentes que en el viaje que hicieron hasta Belén atravesando todo Oriente Próximo, mientras el propio Melchor y el abuelo Barrao ya en el pueblo, se deshacían en llamadas a los móviles para saber minuto y resultado del regreso tras treinta y cinco años de ausencias, reteniendo sus propios nervios y los de todos los niños que les esperaban con los ojitos hechos chirivitas, y en el sin vivir de un año de esperas del regalillo de sus amores.

Menos mal que los Reyes son Magos además de Majos, y milagrosamente llegamos todos, ellos y nosotros a la hora, y este año volvió a haber Cabalgata en nuestro pueblo. 

Los Reyes entraron al pueblo por el camino Real, donde el abuelo Barrao (en forma de su nieto) les hizo el recibimiento porrón y boina en mano, como correspondía, y Sus Majestades devolvieron la atención a caramelazo puro (con la consiguiente decepción de Gonzalito, que a sus cinco años, miraba los caramelillos, mientras puchereaba a su padre, “pero si yo había pedido un camión...”). 

Cuando la procesión de los Reyes llegó a la plaza, los Reyes bajaron de su carroza (amablemente cedida y decorada por Melchor y Alberto de Calahorra, y conducida por Juanjo de Aranjuez y desde hace medio año del pueblo también) y nos honraron en el Centro Social del pueblo, Gaspar hasta dedicó unas palabrillas de agradecimiento a todos los que asistimos, y los tres reyes dieron unos regalillos a los niños que habían ido a recibirlos.
Tras eso fueron a visitar a Cote, nuestro vecino que no había podido acudir a la Cabalgata por no encontrarse bien y no poder salir de casa.

Y durante la noche y madrugada, mientras los Reyes se dedicaban a su mágica labor de dejar regalitos encima de los zapatos limpios de los niños que se han portado bien, los mayores y padres de los retoños, nos entregamos a la celebración de un estupendo cotillón de Reyes, bien servido por Noelia y bien elaborado por Jose, de Alicante ambos y del pueblo ya desde el año pasado, que menuda mano tiene para la cocina y que será el maestro de fogones del restaurante que abre dentro de nada en nuestro pueblo (si venís por aquí ¡no os perdáis sus arroces!) con las cochinillas de Jose “el Chena” (delicatessen donde las halla). 
 
Y unas turutas, y mata-suegras, y guirnaldas y serpentinas, y pelucones de purpurina y antifaces y unos gin tonics de borraja (bautizadas en aquella noche por los concurrentes como Fuentes Gin) que quitaron el hipo, depuraron el organismo (la borraja es una de las plantas más diuréticas) y no dejaron resaca.


Que no dejaron resaca lo sabemos por carne propia (faltaría más) y porque al día siguiente la misa de Reyes estaba abarrotada, de niños y mayores (y de juguetes), que tenían ganas de ver otro ratito más a Sus Majestades y darles las gracias por los regalos dejados durante la noche. 

Javi de Tudela contó un precioso cuento que explicaba a los niños y a los mayores la magia de Los Reyes, y antes de marchar todos al vermout popular de cada domingo, Gaspar se despidió de nosotros hasta el año que viene, no sin antes recomendar a los niños, que fueran buenos, aplicados e hicieran caso a sus padres (gracias Majestad por su intervención divina). 
   
Así, tras visitar a Pura y a Manolita, convaleciente en casa la primera y mimándola la segunda, porque está pasando un mal invierno, malita en casa, los Reyes tomaron la calle Egido y se fueron andando hasta evanescerse a la altura de la casa de Manolito y Maruja, tras la promesa de regresar el año que viene.

En fin, que los Reyes nos han dejado unos días mágicos y estupendos, y las caritas de los niños pintaditas de ilusión. Gracias por todo, Reyes Magos, y Javi de Tudela, por hacer tantas gestiones para que volvieran ellos y tu abuelo, el Barrao. Y a todos los que estuvistéis, por venir a arroparles. Y a la Asociación de Amigos de Fuentes por colaborar económicamente en las gestiones. (Pido mil disculpas si me dejo a alguien, es sin querer de verdad).

Por penúltimo, os cuento que las huertas han resistido (campeonas, campeonas... oé, oé, oé) y tan solo las acelgas han reducido su tamaño, que no es que hayan menguado, si no que ahora con los fríos crecen menos, y las hojas y pencas se recolectan maduras pero más pequeñas, aunque a juzgar por lo que nos contáis vosotros, paladares expertos, siguen igual de sabrosas, así que tampoco se caen de la carta. Así que si los Reyes nos han ofrecido tanto y tan bueno, os cuento que nuestras huertas tienen a bien seguir ofreciéndonos (que también empieza a parecernos otro milagrillo):

- Acelgas (2,20 €/Kg)
- Alubia Blanca de Riñón: 5,70 €/Kg
- Apio (2,50 €/Manojito)
- Borraja (3,00 €/Kg)
- Calabaza (3,00 €/Kg)
- Cebollas tiernas (1,5 €/manojito)
- Escarola (1,65 €/unidad)
- Garbanzo de pedrosillo: 2,80 €/kg
- Harina integral de trigos (candeal, trigo duro y centeno) (1,60 €/Kg)
- Harina integral de espelta pelada (3 €/Kg)
- Lechuga Maravilla de Verano (0,75 €/und)
- Lenteja Pardina (3,45 €/Kg)
- Nabos de Milán (1,5 €/manojito)
- Patatas (1,50 €/Kg)
- Puerros (2,50 €/manojito)
- Repollo (1,50 €/unidad)
- Productos del Colmenar de Caradueña:
            - Miel Mil Flores de Estepa (tarro de 1Kg): 6,00 € + IVA 8%
            - Propóleo puro de rejilla (100 gr): 12,00 € + IVA del 18%
            - Lámina de cera de abeja (para elaborar cremas artesanas o velas, no contiene parafina): 1,60 € + IVA del 18%
            - Media vela cilíndrica: 1 € + IVA del 18%
            - Media vela cónica: 1 € + IVA del 18%
            - Vela cilíndrica: 2 € + IVA del 18%
            - Vela cónica: 2 € + IVA del 18%

Un abrazo a todos y hasta la próxima semana,

4 comentarios:

Pilar dijo...

Bienvueltos a casa!!!!
Es emocionante leer como algo realmente vuelve a casa por Navidad, como con ganas y esfuerzo no todo se pierde.
Espero que sus Majestades dejaran salud para quienes más la precisan y a los demás esa pizca de suerte que siempre hace falta.

Y a los de un poco más lejos, ¿podría ser la receta del gin tonic de borraja?
Que otra cosa no, pero de borrajas dicen que entienden aquí los de Zaragoza.

Un beso a todos

julio molet dijo...

Emocionante relato. Es evidente que habéis llevado regocijo y algazara al pueblo. Casi me atrevería a decir que ha sido la alegría de la recabalgata. Creo reconocer a Finch-Hatton. Está muy favorecido. Le sientan bien los aires serranos.
Hoy en día, cuando los pueblos pequeños tienden a desaparecer, es una gran noticia que éste gane habitantes; es casi un milagro.
Y hablando de milagros, me temo que el ateísmo del que haces gala se está diluyendo; me explico, entre campanarios, cabalgatas y misas varias, no digo que te conviertas en sacerdotisa, pero tiempo al tiempo.
Y para rematar con aires africanos, que la memoria de Magaña os guíe. Por cierto, dile al primo Finch-Hatton, que bajo ningún concepto se le ocurra pilotar una avioneta.
Algún día que vayamos por Valduérteles, a ver si nos pasamos y reponemos viandas de vuestras rehuertas.
Saludos. Ana y Gonzalo.

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Hola Pilar,

Se me va el santo al cielo entre verdurillas y cosechas y preparación de semillas (¡y facturas, que la prosaica realidad también tiene esto!). ¡No sabía que fuéramos vecinas, con lo cerquita que está de aquí Zaragoza (¡si hasta las borrajas serán familia, je, je!). Te cuento la receta del Fuentes Gin, que no veas que rico y sano es:

Se lava la borraja con agua, sin quitar los pelillos, se trocea incluso las hojas, y se pone en el recipiente de la batidora. Se echa ginebra al gusto como para un gintonic. Se bate, hasta que queda bien licuado. Se ponen hielos en el vaso, se cuela el zumo de borraja con ginebra, y se completa el espacio restante del vaso con dos tercios de gaseosa y uno de refresco con burbujas de limón y unas gotitas de limón exprimido. Ya está, bien rico.

Un besito muy fuerte, gracias por leernos y comentarnos (aunque seamos tan tardones en las respuestas) y te enviamos los mejores deseos.

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Hola Julio, ¡qué bien leerte!,

Eso de que hemos traído algazara y regocijo al pueblo, es mucho decir, que de esto ya tenían aquí antes de que llegáramos, nosotros sólo nos hemos sumado a la fiesta (je, je).

Al primo Finch Hatton no sólo le han sentado bien los aires serranos, si no que además, con tanto ir y venir de Safari, se le ha pegado el color negro, pero mucho, mucho (¡la de jabón que hizo falta para devolverle a su natural morenete a secas!).

Hablando del milagro de la repoblación, añado un link de un reportaje que lo menciona: http://www.elmirondesoria.es/Reportaje/Reportaje/Pulso_a_la_despoblacion.html
Del otro milagro me temo que hay bastantes menos indicios, una cosa es que seamos tolerantes con todos los credos y que comamos y dejemos comer, y que nos juntemos, y hala, a comer todos juntos en cuchipandi, pero que quede claro, que ateos seguimos siéndolo un montón, ¡y a mucha honra! (je, je, que lo nuestro nos ha costado).

El primo Finch-Hatton no creo que pueda coger la avioneta, andamos un poco justillos de motorizados, pero los Reyes le trajeron una furgoneta Peugeot Partner, que me consta que está haciendo las veces y colmándole de felicidad ;).

Y por último, estamos deseando que vengáis a vernos, y repongáis viandas, sí, pero sentaditos y en la mesa, que de la cocina nos encargamos nosotros.

Un beso a la familia,