miércoles, 12 de enero de 2011

COMO UN BURRO APARCADO A LA PUERTA DEL BAILE...

Queridos amigos,

El pueblo ha vuelto a la calma chicha de la rutina, con su ir y venir de los habituales, sin nuestros visitantes nativos que con el final de las navidades han vuelto a sus quehaceres de las ciudades. Estos días en que nos juntamos todos son un gusto, con el intercambio de ideas, de charletas, de bromas, de partidas de mus y de viandas y espirituosos...

Debo confesaros que a nosotros nos ha costado volver a ponernos al tajo y al terruño, oxidados como andábamos después de tantos días de asueto fuera de las rehuertas, pero para eso ha servido también esta semana, que además ha estado llena de días de sol y temperaturas suaves, que empiezan a animarnos hacia la primavera (aunque como dice Siro, nuestro apicultor de Caradueña, aun nos queda lo más duro de un invierno que no se decide a llegar). Los hortelanos acabamos de deshacer los huertos de verano para, en cuanto se haya secado la tierra, pasar el cultivador, echar el ciemo (estiercol, en nuestro caso de oveja) y dejarlo barbechar hasta la primavera, cuando pongamos las plantas... Plantas que ahora son semillas y en breve las pondremos a germinar y sembraremos en los planteles, para que en marzo estén creciditas y preparadas para ir a los invernaderos unas y en mayo, a las tierras descubiertas otras... y en breve pondremos también las cebollas dulces tempranas, y los ajos. 

En nuestra zona hay dos corrientes “ajeras”, la que dice que se tienen que poner tempranos, por diciembre, y la que dice que tardíos por febrero. Este año nosotros seguimos los tiempos de Manolín y de José de Calahorra (El Maestro) que son de los tardíos, a ver si tenemos suerte y se confunde con sus saberes. También ahora se corta la leña que se dejará secar para el año que viene, y se plantan los árboles (dos guindales cereceros (variedad autóctona) esperan en el jardín de casa para ser plantados, y en un futuro el sostén de la hamaca de nuestras siestas)... en fin, que pasada la Epifanía (una de las cosas que primero se aprenden cuando uno llega a la tierra, es que en el campo, el calendario se rige por el santoral), el campo se reactiva...

La vuelta a la rutina y la bonanza del clima de estos días ha hecho también que nos encontremos con imágenes que desde nuestros ojos todavía acostumbrados a la ciudad, parecen inusuales, pero nada sorprendentes para la gente de nuestra tierra que también es la de esta vecina nuestra. Ya os hemos comentado en alguna ocasión de la despoblación de nuestra zona (la mayor de Europa después de Laponia). La comarca de Tierras Altas está trufadita de pueblos abandonados desde hace décadas, donde ya no vive nadie, o tan sólo una familia o una persona (en concreto desde que ICONA y Franco comenzaran a comprar los pueblos de la zona con la excusa de reforestarlos, para en realidad dedicarlos a la explotación de pinos).


Es el caso de Valdenegrillos, donde actualmente vive la mujer de esta historia pequeña (cuyo nombre callo, porque a ella no le gusta que le hagan fotos, ¡imagino cuanto menos ser citada en internet!). Cuando el pueblo se quedó vacío ella y su marido también se fueron a la capital, pero decidieron volver, supongo que convencidos, como tantos, de que la ciudad no era para ellos. Entonces eran jóvenes.


Esta anciana corajuda, todavía a veces coge su burra, la cuelga las alforjas, y baja con ella desde la montaña hasta San Pedro Manrique (la cabeza de la mancomunidad, con 600 habitantes empadronados) para cargar el avituallamiento de un mes, hacer las gestiones que haga falta y tirando de ella, regresar a Valdenegrillos a pie (y distan once kilómetros). Esta semana os regalo estas fotos que a mi me parecen preciosas.

Y volviendo a las verduras. Tras una semana de trato de tú a tú con ellas, hemos descubierto que el apio también ha menguado (igual que la acelga) no su sabor ni propiedades estupendas, si no que obra y gracia de los hielos, ha perdido las ramas grandes y hermosotas que había ido haciendo con el calor, y a cambio le han brotado otras, que con los fríos se han quedado más pequeñas. Así que también menguamos los precios. Otra cosa son los puerros, que están espectaculares y por eso os los recomendamos. La cebolla tardía (o hipertemprana, que no sé muy bien como llamarla) que ya estamos comenzando a cosechar, los repollos, que estan duritos y en sazón y reincorporamos el mastuerzo, que a fuerza de dejarle descansar, se ha recuperado. Y por fin, ¡tachán, tachán!, os anuncio que... ¡habemus brócoli!, (para alegría y mucha, nuestra), todavía es poquito el que está para cosechar, pero si es mucho el que está en ciernes así que salvo que todo se tuerza y mucho, creo que a partir de ahora será habitual en nuestra carta. Asi que, queridos amigos, con orgullo os anuncio, que esta semana nuestras rehuertas tienen a bien ofrecernos:

- Acelgas (2,20 €/Kg)
- Alubia Blanca de Riñón: 5,70 €/Kg
- Apio (1,50 €/Manojito)
- Borraja (3,00 €/Kg)
- Brócoli (1,50 €/Manojito)
- Calabaza (3,00 €/Kg)
- Cebollas tiernas (1,5 €/manojito)
- Escarola (1,65 €/unidad)
- Espinacas (3,00 €/Kg)
- Garbanzo de pedrosillo: 2,80 €/kg
- Harina integral de trigos (candeal, trigo duro y centeno) (1,60 €/Kg)
- Harina integral de espelta pelada (3 €/Kg)
- Lechuga Maravilla de Verano (0,75 €/und)
- Lenteja Pardina (3,45 €/Kg)
- Mastuerzo (7,00 €/Kg)
- Nabos de Milán (1,5 €/manojito)
- Patatas (1,50 €/Kg)
- Puerros (2,50 €/manojito)
- Repollo (1,50 €/unidad)
- Productos del Colmenar de Caradueña:
            - Miel Mil Flores de Estepa (tarro de 1Kg): 6,00 € + IVA 8%
            - Propóleo puro de rejilla (100 gr): 12,00 € + IVA del 18%
            - Lámina de cera de abeja (para elaborar cremas artesanas o velas, no contiene parafina): 1,60 € + IVA del 18%
            - Media vela cilíndrica: 1 € + IVA del 18%
            - Media vela cónica: 1 € + IVA del 18%
            - Vela cilíndrica: 2 € + IVA del 18%
            - Vela cónica: 2 € + IVA del 18%

Un abrazo a todos, os mantenderemos informados de la vida en nuestro pueblito y en nuestros huertos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacemucho que no entraba en esta pagina
1 Que sepan los Reyes que no hay Centro Social en ese`pueblo
2 El campanario se limpia todos los meses por el turno de limpieza voluntario que hay
3 ¿Que suerte en todos los sitios cierran bares y restaurantes y ahí hay uno
3 Con el tiempo en vez de papelera se necesitara contenedor de basura

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Querido amigo o amiga,

Disculpe la tardanza en la respuesta, creí que lo había escrito ya, pero por algún fallo mío o técnico, no apareció mi comentario.

1. No sé muy bien como denominar al Telecentro que antes estaba ubicado en lo que ahora es el local que está en obras para convertirse en Bar-Restaurante, y que mientras terminaban éstas, ha estado ubicado en la antigua Sala de Concejo reformada para ser Aula de Cultura. Y que contiene los ordenadores con conexión gratuita a internet para que quien lo desee pueda disponer de ellos. También es el lugar donde los vecinos nos hemos reunido cuando lo hemos querido para comer disfrutando juntos las viandas que cada uno llevaba preparadas desde su casa... Lo he llamado Centro Social porque consideraba que era algo más que un bar, y que cumplía su función social, por ejemplo recibiendo a los Reyes Magos consumieran o no. Me ha parecido mucho más breve llamarlo así en lugar de dar esta larga explicación. También es cierto que, equivocada sin duda, no consideré relevante las (para mi) sutiles diferencias que hacen que este local pueda ser o no Teleclub en lugar de Telecentro o Telecentro en lugar de Centro Social. Lamento si esto le ha ofendido.

2. Es cierto que el campanario se limpiaba todos los meses gracias al turno de limpieza voluntario y sin otro interés más que el muy generoso de mantener cuidado el patrimonio del pueblo. También lo es que ahora los vanos de las campanas tienen unas palomeras que los cubren e impiden que puedan entrar las palomas y ensuciarlo, así es posible que los turnos se puedan distanciar, y espero que esté de acuerdo en que no teniendo ninguna importancia quien lo halla hecho, si es una cosa buena para todos.

3. Desconocía este alarmante dato de que en España estuvieran cerrando todos los bares. Pero estoy de acuerdo con usted en que es una suerte y razón de más para celebrar, que aquí podamos disponer de uno con restaurante para darnos servicio a los habitantes y a cuantos visitantes quieran disfrutar de la buena cocina de Jose y Noelia. También es una muy buena suerte que nuestro pueblo tenga vecinos generosos que decidieran por mayoría abrumadora en pleno del Concejo Abierto asignarlo como modo de ganarse la vida a una familia de nuevos pobladores, y como servicio continuo a nuestro pueblo, porque antes disponíamos de un ¿Telecentro? ¿Teleclub? ¿Centro Social? que con suerte abría un par de horas diarias y no todos los días y que pertenecía a un club privado al que no todos podían acceder.

4. Tiene razón en que necesitamos un contenedor. Concretamente el amarillo para residuos plásticos y de metal, porque es el único que nos falta en el pueblo para poder realizar un reciclaje medianamente completo. Aprovecho que saca el tema, para desde aquí solicitarlo a quien pueda facilitarnos este servicio.

Y añado que de verdad agrademos mucho que se tome la molestia de leernos y aun más de comentarnos.

Un abrazo,