martes, 14 de diciembre de 2010

¡CON LA IGLESIA HEMOS TOPA'O!: EL CLUB DE LA BUENA ESTRELLA

Queridos amigos,

La Navidad está en el aire, y es difícil sustraerse a ello incluso para nosotros, que profesamos del ateísmo practicante.

Nuestro alcalde llevaba semanas mareando la perdiz (exactamente desde el año pasado por estas fechas) con la idea de colgar una estrella reluciente en lo más alto del campanario de la iglesia de nuestro pueblo, y que, a poder ser, se viera desde la mismísima carretera. Persistente que es él (fiel al lema de “el que la sigue la consigue”), hace dos semanas ya se había presentado en casa reclutando voluntarios para ayudarle a subirla a la cruz de la veleta, y tras localizar el sitio y conocer las dificultades sobre el terreno, intentamos convencerle de la locura que era, del riesgo que suponía y todos dijimos "no".

Dos semanas exactas después, es decir este sábado, ya estaba la cuadrilla hecha. En las fotos se pueden ver a Dioni (estrella en ristre), el alcalde oenegero, a Javi de Tudela, el reportero que me coge el relevo haciendo fotos cuando yo olvido la cámara, Melchor de Calahorra que también está siempre para lo que haga falta, y Dani Finch Hatton. A la cámara yo.

No voy a añadir palabras porque ya hablan sólas las imágenes. A medio día la estrella estaba colgada, y las campanas habían repicado hasta la saciedad, que no hay nada tan goloso como varias campanas, cada una con su forja y su música: imposible dejarlas mudas. A mi lado, observando conmigo el proceso estaba Jesús, El Cabrero, y a un toque de campana, me informó “ese es el campanillo y no sonaba desde que yo era niño” (Jesús tiene sesenta años muy requetebién llevados y un pelo negro, negro como el azabache zaíno).

Ya en la plaza, con el trabajo bien hecho, nos tomamos la cervecilla de celebración y descanso al solete que el sábado lucía y calentaba. Nos liamos en conversación los que estábamos, los que llegaron y se sumaron y los que pasaban por allí. Y los lugareños de años celebraban “ha sonado el camanillo, ha sonado el campanillo...” así que me voy a permitir la licencia de contaros la historia de nuestro campanillo (la campanita pequeñita, que está justo bajo la veleta):

Hace muchos, muchos años, en la iglesia había un reloj, fabricado (según se dice) por el padre de Honorato, habilidoso herrero que lo mismo herraba una mula que reparaba un reloj de ojal y bolsillo. El reloj llevaba un mecanismo que le conectaba con el campanillo, y así al alcanzar las en puntos y las y medias, sonaba el gong que avisaba al pueblo de la hora. 

Con el tiempo (y de eso hará más de cincuenta años) se averió el reloj y el campanillo enmudeció. Honorato fue el último herrero del pueblo, y al igual que su padre lo mismo herraba una mula que arreglaba un Citizen. Según las voces del pueblo (gracias Juan Julio) era tan buena persona como cabezón, y dicen que era todo corazón. Era además el metereólogo del pueblo, porque le gustaba observar las estrellas y el cielo, e interpretarlos, y cada día daba su parte, como Paco Montesdeoca. Según los vecinos que le recuerdan, unas veces acertaba y otras no. 

Honorato murió hace más de cinco años, sin conseguir arreglar nunca el reloj que montó su padre.

Así que este fin de semana, y ya puestos en faena, hemos arreglado el campanillo, poniéndole una cuerda enganchada a la cadena que pasa por la polea para que se pueda tocar junto a las otras campanas desde la bóveda bajo el campanario. 
De paso hemos limpiado el mismo, que estaba cuajadito de cagadillas de paloma y hemos puesto palomeras (marcos con malla) en los vanos para que respeten el lugar. Y las mujeres el Belén, que ha quedado bien bonito.

Y esa ha sido la frenética actividad de nuestro fin de semana (eso y plantar frambuesas en el borde de la huerta de los nogales, en el lado de la chopera, para que cuando crezca, haga de cortavientos y nos de a todos sus ricas frutitas en  primavera y verano). Y ponernos morados comiendo y celebrando con los amigos, al solete de este fin de semana, que como dice Ángel, ese si que es un lujo impagable.

Y como ayer volvieron los hielos, vuelvo a aventurarme cruzando los dedos, y como Honorato, con la esperanza de interpretar bien el cielo y acertar en el pronósitico. Dejamos descansar un poco a la espinaca, que con los fríos retarda el crecimiento. Así os cuento que esta semana, nuestras rehuertas, tienen a bien ofrecernos:

- Acelgas (2,20 €/Kg)
- Alubia Blanca de Riñón: 5,70 €/Kg
- Apio (2,50 €/Manojito)
- Borraja (3,00 €/Kg)
- Calabaza (3,00 €/Kg)
- Cebollas tiernas (1,5 €/manojito)
- Escarola (1,65 €/unidad)
- Garbanzo de pedrosillo: 2,80 €/kg
- Harina integral de trigos (candeal, trigo duro y centeno) (1,60 €/Kg)
- Harina integral de espelta pelada (3 €/Kg)
- Lechuga Maravilla de Verano (0,75 €/und)
- Lenteja Verdina (francesilla) (3,20 €/Kg)
- Lenteja Pardina (3,45 €/Kg)
- Nabos de Milán (1,5 €/manojito)
- Patatas (1,50 €/Kg)
- Puerros (2,50 €/manojito)
- Repollo (1,50 €/unidad)
- Productos del Colmenar de Caradueña:
            - Miel Mil Flores de Estepa (tarro de 1Kg): 6,00 € + IVA 8%
            - Propóleo puro de rejilla (100 gr): 12,00 € + IVA del 18%
            - Lámina de cera de abeja (para elaborar cremas artesanas o velas, no contiene parafina): 1,60 € + IVA del 18%
            - Media vela cilíndrica: 1 € + IVA del 18%
            - Media vela cónica: 1 € + IVA del 18%
            - Vela cilíndrica: 2 € + IVA del 18%
            - Vela cónica: 2 € + IVA del 18%

P.D.: Íñigo, de Agresta (y por tanto experto en la materia), me ha contado que las grullas han estado como locas la semana de las nieves, porque cuando ésta aprieta al principio del invierno, ellas van al sur desde el norte de Europa. Añade, que además las bandadas son espectaculares, con forma de flecha, y que las cigüeñas (con quienes yo las confundí) sin embargo, aparecen sin tanto revuelo. Además, las cigüeñas ya no están por aquí, están pasando el otoño-invierno en África, aunque volverán cuando todavía es invierno, para enero febrero. Y que la zona de nuestro pueblo es un sitio estupendo para observar el paso de las grullas, y que para marzo-abril las veremos en sentido contrario, yendo hacia el norte. A ver si es cierto, y entonces podemos hacer también la foto. Ya no hay día que baje al huerto sin llevar la cámara colgada.

P.D.2.: Ursula nos ha envíado esta fantástica receta para realizar una Corona de Adviento (transcribo literalmente para no perder detalle de sus explicaciones): "Las velas las he hecho de dos medias planchas y al final las corté un poco porque para la corona que tenía eran demasiado altas. Es importante ponerlas en bases para velas para evitar que se incendie la corona. La corona es una corona sencilla comprada que este año adorné con distintas piñas y frutos de aliso (algunos pintados con spray dorado). Durante el adviento cada domingo se enciende una nueva vela hasta que en Navidad lucen las cuatro velas (ahora ya llevamos dos)." Mil gracias por el detalle de compartirlo con nosotros.

Un abrazo a todos y hasta la próxima semana.

4 comentarios:

julio molet dijo...

Perdón por colarme otra vez en este foro para "no hablar" de hortalizas o recetas, pero nos "pones el toro en suerte" y entramos a matar, dialécticamente, por supuesto.
Vamos al grano. A mí también me encanta Cataluña, y de veras que la conozco, sobre todo, Lérida, otros la llamarán LLeida, pero hablamos de la misma provincia. Pero, "algunos" catalanes me "echaron" de su tierra, pues sabiendo mi origen mesetario, es un decir, tenían la poca delicadeza de dirigirse a mí en catalán. Estaban en su derecho de hacerlo así, y yo en el mío de no volver nunca por esas tierras. Y no he vuelto.
Y mira que me gusta la escalivada, el pan con tomate, la butifarra, la llonganissa - perdón, quiero decir la longaniza - y sobre todo El Bulli, éste último de referencias, claro. Ellos se lo pierden.
Dicho lo dicho, sólo una pequeña matización, que no corrección, hablando del apellido Montesdeoca, los isleños, aunque estemos permanente separados, tenemos la costumbre de escribirlo todo junto.
Felices Fiestas y prósperas rehuertas nuevas. Y Feliz Año.

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Querido Julio,

Nada de disculpas (todo lo contrario), mil gracias por colarte en este foro que quiere ser abierto a todas las opiniones, para hacer el esfuerzo de dejarnos tus impresiones, tan educativas por otra parte.

Lamento el desencuentro con Cataluña, que no es el único que conozco por esta misma razón. Me resulta triste pensar que con tantas cosas como nos unen a todos, catalanes o no, vascos o no, isleños o no, al final acabe pesando más la diferencia por pequeña que sea... pero es un hecho frecuente.

He corregido la escritura del apellido de Paco Montesdeoca (¿que sería de mi redacción sin la ayuda vuestra que me puntualizáis estilo, ortografía y hasta especies animales...?) y tomo nota.

Muchísimas gracias por todos los buenos deseos. Nosotros también os deseamos a todos mucha paz y felicidad.

Anónimo dijo...

Estimados amigos, os informo que vosotros habeis limpiado una vez el campanario cuajadito de lo que hacen las palomas, pero hay mucha gente que no lo ha limpiado una vez sino muchas, muchas veces, y nadie dice que lo limpia, lo hacen porque creen que lo tienen que hacer.
Féliz Año

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Estimado amigo o amiga,

Tienes toda la razón. Esta página intenta ser (entre otras cosas) un reflejo de la vida diaria de este pueblo pequeño en el que vivimos y que sentimos como nuestro, relatado de manera muy sencilla, contando lo que va sucediendo en nuestra semana. Pero evidente y afortunadamente, en este pueblo vivimos más personas que nosotros (y poco a poco van apareciendo en esta página).

Es cierto que gracias al trabajo anónimo de los que arriman el hombro peleando por el pueblo, las cosas van saliendo adelante, porque desafortunadamente, en Fuentes no contamos con fondos económicos que puedan pagar esos trabajos. Esta página intenta ser también un homenaje a todas esas personas que como tú, nunca tienen nombre, que lo hacen sin interés de figurar pero que merecen un reconocimiento y por eso en esta página aparecen nombres y seguirán apareciendo en cada relato semanal, unas veces unos, y otras otros, y el tuyo mismo, si quieres no dejar tu comentario como Anónimo.

Lo que no pretende ser es un recuento ni de méritos, ni de quien hace qué, ni quien deja de hacer pudiendo haber hecho. No es lo que pretendemos ni nos interesa tampoco.

Pero como además de ser vecinos implicados de Fuentes, también somos amigos de nuestros amigos, familia de nuestras familias y hortelanos (y más cosas incluso) contamos a aquellos que nos conocen y saben de nuestro ateísmo militante, que durante un fin de semana entero no hemos salido de la iglesia, porque a cuenta de esto ellos sonríen un poco y nosotros aguantamos alguna coña marinera más, que también le van poniendo colorcillo a nuestros días.

Un abrazo muy fuerte, y gracias por tomarte la molestia de dejarnos tu comentario.