domingo, 8 de enero de 2012

¡QUÉ MAJOS LOS REYES MAGOS!

Querid@s amig@s,


Eran las siete y media de la tarde del día cinco y los niños y mayores de Fuentes oteaban con los ojillos ilusionados el camino que entra en el pueblo, deseando ver las lucecillas de la carroza de los Reyes. Frente a la casa del Abuelo Barrao, el nieto Javi emulaba al Abuelo y como siempre se hizo en este pueblo, daba la bienvenida a Sus Majestades, porrón en mano, para invitarles a visitar el pueblo y a sus hijos. Y eso hicieron los Reyes.


Porque este año los Reyes han acudido de casa en casa visitando y entregando sus regalillos a aquellos abuel@s y vecin@s con dificultades de movilidad o a aquellos que por seguir siendo niños, sienten con un corazón especial la visita de Sus Majestades.


La primera parada fue en casa de La Vitoria, que este verano tuvo la mala fortuna de sufrir una caída, y todavía convalece no del todo recuperada. Vitoria se emocionó, cómo no, casi tanto como Baltasar Tinín, sobre todo cuando la madre preguntaba donde estaba su hijo, que se estaba perdiendo tan ilustre visita.


La segunda parada fue en casa de Cote, que a esas horas ya estaba cenando ¡y casi se atraganta por la sorpresa!


Luego a casa de Mariílla, abuela del pueblo que con sus ojillos de mujer menudita recogidita por el peso de sus muchos años, echaba mano de su memoria de otros tiempos en el pueblo, cuando la cabalgata se hacía a caballo, y recorría desde Magaña a Cerbón, y preguntaba “y vosotros ¿quienes sois?”. Petra, su hija, respondía “Los Reyes Magos, madre, son los Reyes Magos”, y ella añadía, “si, ya, pero ¿quienes sois?”. Porque en este pueblo también se guarda un histórico de los afortunados que por un día o varios tuvieron la suerte de ser Melchor, Gaspar o Baltasar.


Descendiendo la calle, los Reyes llegaron hasta la casa de Rafa, que preparado, recibió a Sus Majestades en la puerta.


Y después a casa de Manolo el de la Isidra, a visitar a su niña, emocionada, feliz, cuya risa se llevaron los Reyes como uno de los mejores regalos que a ellos mismos le iban a hacer en aquella noche.


Y a casa de Pura y Manolita. Pura está afectada por una enfermedad que le ha paralizado el diafragama, de esta manera no puede respirar sin la ayuda de una máquina a la que tiene que estar conectada para tener aliento, y que le resta vida y movilidad. Los reyes le trajeron un detallito como presente y se ve que mucho aire fresco, porque durante un ratito en la visita pudo recibirles sin el respirador.


Y tras este recorrido, los Reyes se fueron a demostrar su cariño a todos los niños del pueblo, que esperaban en un ¡ay! de nervios y emoción. Alli entregaron unos regalitos, anticipo de lo que llegaría por la noche, en la que agotados por las emociones del día y las carreras echadas en la plaza, dormirían con un ojo abierto, para sorprender a los Reyes.


Por último Baltasar se dirigió a los niños, explicándoles que este había sido un año muy duro, especialmente para ellos, encargados de repartir ilusión en forma de los juguetes que los niños quieren. Este año con las dificultades que tocan en el mundo, muchos niños no verían sus sueños cumplidos, y que otros muchos, como nuestros hijos afortunados debían pensar en la suerte que tienen recibiendo la visita de los Reyes.


Añado yo, que si bien los niños cuando escriben la carta, llenan líneas con juguetes, y regalos, nunca ponen el único regalo que dan por sentado de nuestra parte, y que en su inocencia no saben que los padres a veces no sabemos dárselo y por eso no lo hacemos. El mejor regalo que se me ocurre a mi para nuestros hijos es quererles mucho, y querer pasar tiempo con ellos y enseñarles también, para que durante todo su tiempo en el mundo puedan ser buenas personas y en lo que podamos, ayudarles a ser felices.


Y tras este momento especial, los Reyes Magos desaparecieron por la cuesta de la calle de Manolito y Maruja entregados a sus mágicos quéhaceres, dejando el bar lleno de papeles, risas y niños, y de una cenola de fraternidad que duró hasta las tantas, que juntó a más de cuarenta vecinos y que colaboró a que al día siguiente los Fuenterreños amaneciéramos con los regalos de Sus Majestades, y un poquito de resaquilla.


Otro año más (y qué gusto da decirlo) esta ha sido la crónica que tanto me gusta escribir: la de la visita de los Reyes. Un abrazo a tod@s.

3 comentarios:

Fuentereño dijo...

En todo tiene que haber una persona que organice y otros que apoyen tanto a uno como a otros mi felicitacion.

LA ALEGRÍA DE LA REHUERTA, S.L.N.E. dijo...

Gracias Fuenterreño, estoy de acuerdo contigo, esta cabalgata es de todo el pueblo, y su éxito también. Un abrazo.

julio molet dijo...

Disquisiciones sobre el gentilicio aplicable a los nacidos en Fuentes de Magaña.

“Recomiendo a los jóvenes, que
con el presente en vuestras manos, hagáis futuro,
que cultivéis el pasado, que es el alma de
los pueblos y de sus gentes”.
Antonio Del Barrio Marín



Dando por sentado que son los habitantes de Fuentes de Magaña los que tienen que decidir cual es el gentilicio que los acoge y agrupa y no es mi intención andar enredando sobre como llamarlos.
Y menos uno que ha nacido a más de 600 km. del pueblo.

Mi gentilicio favorito para los nacidos ( o los que viven ) en Fuentes de Magaña es fonteño. Y lleva la eñe. No se puede pedir más.
Ni estar más equivocado!!! Cachissss

Obviamente lo de fuenterreño o fontarreño ni me lo planteo. Desconozco de donde ha salido esa palabra, pero hasta donde yo llego, uno de Fuentes de Magaña, respetando las normas de la Real Academia de la Lengua no es ni fuenterreño ni fonterreño.

Claro que como dice el clásico las normas, y más que ninguna las gramaticales, están para no cumplirlas.

¿De dónde viene el error o la confusión?
Imagino que de la Wikipedia.

Y ahora la explicación del que sabe. Insisto, no sólo estaba errado. Alguno dirá que también estaba herrado. Y puede que tenga razón.


En el primer número de la revista “Los Pingotes”
de la Asociación Recreativo Cultural de Amigos de Fuentes de Magaña aparece reseñada una conferencia dada en el pueblo el 8 de agosto de 2007 por don Antonio Del Barrio Marín, hasta donde uno alcanza a saber, el mayor conocedor de la historia de Fuentes de Magaña y sus gentes, donde empieza diciendo:

Comenzaré por recordar que a los
nacidos en FUENTES DE MAGAÑA se
les llama FUENTINOS ó FUENTENSES,
pero nos gusta que nos llamen
“Los de la Plaza Hueca”.

Huelga cualquier comentario.

**********************************
Un saludo a los fuentinos (o fuentenses) que acaban de celebrar su segunda cabalgata de Reyes del nuevo milenio.

Reconozco que no soy imparcial. Pero a mi me gustó más la cabalgata del año pasado. Repito, pura preferencia parental. Que nadie se dé por aludido.

Que el año sea clemente en lo meteorológico, pródigo en cosechas y venturoso en acontecimientos que permitan que Fuentes de Magaña siga vivo por los siglos de los siglos…..amén.

Y que yo lo vea.