viernes, 2 de julio de 2010

ÉSTAS SON NUESTRAS REHUERTAS


Queridos compañeros,
Nuestros huertos están plantados, creciendo y echando flor a muy buen ritmo, el mismo al que empiezan a recuperarse nuestros doloridos riñones.
Hoy queremos presentaros un poquito cómo son nuestras tres REHUERTAS y hablaros de la producción que podemos ofreceros.

LA FUENTEFRÍA:
Tiene 2.015 m2 de superficie, destinados principalmente a la producción de la temporada de verano porque está situado en una hondonada entre dos riachuelos, en una zona muy abrigaday soleada, con sombra de la mañana en un extremo y de la tarde en el otro.
Dispone de un alcorque que nosotros hemos acondicionado para embalsar el agua que llega de manera constante de una fuente natural que nace en la pared del mismo y destinarlo a riego de nuestra producción ecológica mediante el sistema de goteo. Obtenemos presión por desnivel y no necesitamos extraer el agua con sistemas de bombeo, no hay otro consumo de energía más que el nuestro propio y el de la gravedad.
La Fuentefría estuvo destinado a la explotación de cereal en cultivo extensivo. Actualmente, y tras un proceso de enriquecimiento y abonado con humus de lombriz, está destinado a la producción de:
  • Lechugas (variedades romana y maravilla de verano)
  • Fresas (no fresón)
  • Col
  • Acelga
  • Calabacín
  • Calabaza (variedades pera y cabello de ángel)
  • Pepinos
  • Cebollas (variedades blanca de fuentes, roja de zalla, grano y stuttgarter)
  • Tomates (variedades óptima, pera y cherry)
  • Berenjenas
  • Pimientos (verde italiano, rojo najerano, verde de padrón y guindilla)
  • Apio
  • Remolacha
  • Puerro
  • Rabanitos Rojos de Saxa
  • Zanahoria.

LOS NOGALES
Su nombre viene de que en una hilera central de la tierra habitan varios nogales ya añosos. Estas fincas jamás se destinaron a producción de cereal ni química y su tierra es de una riqueza espléndida.
La finca está repartida en dos huertas, una de 755 m2 destinada principalmente a la producción según el modelo andino, asociando plantas que se enriquecen y protegen:
  • Judía vainilla de mata baja y de enrame (variedades Contender, Bina, Buenos Aires, Perona, Helda, Selenderette y Boca de Dragón)
  • Maíz dulce
  • Patata
  • Calabaza
  • Calabacín (tres variedades: belleza negra, verde genovés y blanco)
  • Berenjena
La otra huerta, de 1400 m2, está destinada a la producción de otoño-invierno, por la razón de que es una tierra más fresca. En ella están plantadas y sembradas (o lo estarán en cuanto llegue su momento):
  • Berros
  • Hinojos
  • Lechugas (variedades romana, maravilla de verano, hoja de roble, silvestre holandesa)
  • Escarolas (cabello de ángel y pancalière)
  • Puerros
  • Zanahorias
  • Cebollas
  • Coles (lombarda, repollo, coliflor y brócoli)
  • Borraja
  • Cardo rojo (exquisito y propio de estas latitudes)
Ambas huertas se riegan con el agua procedente de la fuente natural de La Veguilla que se embalsa en el antiguo lavadero del pueblo, y desde allí e igualmente por la presión que genera la diferencia de nivel, se canaliza hasta nuestras tierras, donde se riegan las plantas por sistema de goteo.
Todas nuestras plantas tienen su sitio elegido siguiendo un sistema de asociación de cultivos que favorece la protección de una planta por su compañera de sus respectivas plagas más habituales a la vez que se sirven de estímulo. Igualmente nos ayudamos con los buenos efectos de las aromáticas, que además servirán de condimentos a nuestros platos, así la albahaca resulta buena compañera de los pimientos, y el perejil colocado a favor del viento, una excelente protección para los tomates. También contamos con la inestimable ayuda de las lombrices, que plagan nuestras tierras y de la buena acción de las mariquitas, abundantes.
Hasta el momento nuestras plantas están sanas y lozanas, gracias a nuestro mimo y a la bonanza de la temporada en lluvias, tan solo unas plantas de berenjenas fueron visitadas por la pulguilla que agujerea las hojas y debilita a la planta. En este caso las hemos tratado ligeramente con una solución de aceite esencial del árbol de Neem mezclado con agua sin clorar, que actúa como fortificador de la planta frente a estos ataques, y como repelente, pero que resulta grato para insectos tan beneficiosos para las plantas como las abejas.
Las fresas, actualmente en flor, estarán protegidas de la avidez de los pájaros con una malla abierta y tensada que permite el paso de los insectos y evita que las aves enreden sus patas y queden prisioneras.
Tanto las semillas como las plántulas fueron adquiridas en centros certificados ecológicamente, en el primer caso en los semilleros Batlle, Clemente Vivens, Blik o Madre Tierra; y en los Viveros Abaurre en el caso de las plántulas. El humus empleado para abonar las tierras procede del vivero de lombrices ecológico Ecocelta.
Contamos con una pequeña zona de experimentación en la que reproduccimos distintas variedades de tomates (doce), de pimientos (seis), coles, calabacines, calabazas, berenjenas, acelgas... destinadas fundamentalmente a la producción y conservación de semillas autóctonas de climas de altitud, muchas de ellas facilitadas por nuestros vecinos experimentados.
Esperamos que dentro de poco podáis disfrutar de sus frutos, tanto como nosotros presentándolos.
Un saludo a todos.

2 comentarios:

紅葉 momiji dijo...

Acabo de ver el artículo en el Heraldo de Soria (vivo en Soria)y no he podido por menos que fisgar un poco en la web :)

Ánimo. Es posible. Ya lo creo que sí. La utopía siempre vale la pena. Y la belleza de todos los comienzos.

Un abrazo

puppe dijo...

Estoy impresionada, acabo de saber de vuestra existencia, y deseando empezar a consumir vuestros productos.Me voy a escapar al pueblo a conoceros.
1 abrazo